Begisare presenta el distintivo “Tengo baja visión”

La Asociación de Retinosis Pigmentaria de Gipuzkoa, Begisare, presenta hoy el distintivo “Tengo baja visión” destinado  facilitar la vida de las personas con esta enfermedad. Según la presidenta de Begisare, Itziar Fernández, “muchas personas no familiarizadas con la discapacidad visual piensan en la vista como algo que se tiene o no se tiene, e imaginan los problemas de visión como algo que se corrige con gafas o cirugía”. Por lo tanto, les resulta “difícil entender que una persona en algunas situaciones se desenvuelva con normalidad pero en otras necesite ayuda o un bastón. Son especialmente incomprendidos los defectos de campo visual, la llamada visión en túnel, que lleva a una persona a necesitar ayuda para orientarse y caminar pero después puede leer el periódico o mirar su teléfono sin aparente dificultad”. Por este motivo son muchas las ocasiones durante las actividades de la vida diaria en las que las personas con discapacidad visual nos sentimos incomprendidas o malinterpretadas por los demás cuando, a sus ojos, nos movemos excesivamente despacio o nos comportamos de forma extraña. Esto es especialmente frecuente entre los discapacitados visuales que no muestran anormalidad visible en sus ojos, que pueden fijar correctamente la mirada, y que no llevan gafas oscuras o ningún otro distintivo que muestre a los demás que tienen un problema de visión.

 

 image001

Necesitamos de algún sistema que nos haga visibles; que nos identifique como personas con baja visión.

 

En muchas ocasiones esta función se consigue con el bastón blanco, que además de servir para detectar y salvar obstáculos, sirve para indicar a quien nos ve que tenemos una discapacidad visual. Sin embargo, habitualmente el bastón se identifica con persona ciega, y por ello se espera de la que lo lleva que tenga dificultad visual total.

 

Con la introducción del distintivo “Tengo Baja Visión” pretendemos que la población general nos identifique como discapacitados visuales. Así entenderán que quizá no nos apartemos al caminar, que podamos necesitar ayuda en algunas tareas y que podamos tener comportamientos extraños (no saludar a un conocido, tropezar con facilidad…),  que de otro modo podrían ser malinterpretados (es un maleducado, está borracho …).

 

Creemos que es un sistema útil y complementario al bastón. De hecho, usuarios habituales de bastón pueden no necesitarlo en entornos conocidos o en condiciones buenas de iluminación, pero sí precisar seguir siendo identificados como discapacitados visuales, con la ventaja de tener libres ambas manos (por ejemplo, para hacer la compra en un supermercado).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s